Etiquetas

, , , , ,

Ya tenemos a punto nuestra novedad de junio: ‘El salón de los rechazados. Propuestas para una experiencia estética’, de Adelina Calvo Salvador, con edición literaria a cargo de Rafael Manrique. ‘El Salón de los Rechazados’ es un cóctel de experiencias, conceptos, sugerencias y muchas preguntas que, convenientemente mezclado y servido, permite disfrutar del arte e incorporarlo a nuestra vida cotidiana. Su lectura invita a experimentar y compartir experiencias estéticas en el museo, el teatro, el cine y la ciudad. Cuatro intensas propuestas para multiplicar nuestra existencia.

El libro lo tendremos a la venta al público el próximo 12 de junio.

‘El Salón de los Rechazados’

Quizás pueda parecer atrevido, arriesgado o incluso con poco gancho para el lector usar el término “rechazado” en el título de un libro.  Pero lo cierto es que atrae de inmediato. Y es una referencia directa a la primera gran exposición de los pintores Impresionistas (Manet, Courbet, Monet, etc.) cuya obra fue rechazada por la Academia de Bellas Artes de París precisamente por considerarse pinturas muy alejadas del canon de la propia Academia. Así que la búsqueda de un lugar alternativo para su exposición pasó a la historia del arte como el Salón de los Rechazados.

Pero aún siendo atrayente… ¿por qué este título? Porque al igual que la Academia del París de finales del siglo XIX esta obra nos recuerda que la universidad y la escuela también tienen un canon, una forma de concebir la educación que hoy se encuentra más cercana al mundo empresarial que al de lo artístico, a las empresas y los bancos que a los museos y galerías. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta, ¿y por qué se habla de educación? Porque su autora, Adelina Calvo, trabaja en la Facultad de Educación de la Universidad de Cantabria como docente e investigadora y es desde ese lugar desde el que reflexiona sobre la realidad. De hecho, esta es la segunda obra que publica fuera de su ámbito de especialización y dirigida al gran público. La primera, de autoría colectiva y también editada en Santander (editorial Límite), lleva por título Con lugar a dudas. Hilos y raíces del pensamiento crítico.

Aunque ese es el origen del libro, lo cierto es que la obra tiene interés para cualquier persona, pues en ella pueden encontrarse sugerentes propuestas para mirar nuestra vida diaria con ojos de artista a través de la visita a los museos, el teatro, el cine y el paseo en la ciudad, al modo en que proponían los Situacionistas, a través de la Deriva. Nuestros ojos, nuestra mente juegan un papel central en la creación de la belleza así que, ¿por qué no levantarse cada día con el objetivo de encontrarla? Y como propone Angélica Liddell, ¿cómo no reconocer la tensión moral, el conflicto que se establece entre el significado de un monumento, de una obra de arte, de una pieza teatral y las acciones de los visitantes-espectadores? Es precisamente el reconocimiento de la necesidad de ese conflicto el que evitará “que la represión triunfe sobre la expresión”.

El libro es el tercero de la colección “Insólitos” que editan conjuntamente la editorial El Desvelo y la bodega El Riojano y mantiene el espíritu de la colección de ser un texto accesible, divertido, de rápida lectura y para disfrutar colectivamente. No estamos ante un texto clásico sobre arte ni ante un manual universitario. Porque el objetivo de la colección es producir textos sobre temáticas poco abordadas que permitan al lector intervenir y hacer del mundo un lugar más bello y más complejo.  Como se recoge en la obra “es un cóctel de experiencias, conceptos, sugerencias y muchas preguntas que, convenientemente mezclado y servido, permite disfrutar del arte e incorporarlo a nuestra vida cotidiana”.

La obra está estructurada en cuatro capítulos, ‘Visita al museo’, ‘Lo tuyo es puro teatro’, ‘Más cine por favor’ y ‘La ciudad como laboratorio’ y en todos ellos el acercamiento a cada uno de estos temas se hace de forma similar. Hay un primer intento de definición de todas estas artes (más o menos narrativas) y luego se proponen experiencias prácticas para disfrutar de forma colectiva y política, desde el lugar del espectador activo que, con mirada expectante, interroga al mundo y lo transforma. Así que, ¿por qué conformarse con ir al cine si podemos hacer nuestra propia película con el móvil o montar nuestro propio festival? ¿Por qué pensar que en el teatro sólo los actores actúan? ¿Cómo hacer de la ciudad un laboratorio para operaciones culturales y políticas?… Son algunos de los interrogantes que nos propone este libro, además de ofrecer ejemplos sobre cómo incorporar estos lenguajes y prácticas a la educación. Cada capítulo aborda un tema diferente, así que la obra puede leerse en el orden que el propio lector decida.

Se trata de un libro mestizo, inconformista y de difícil clasificación. Que nos invita a mezclar la belleza y el deseo y a interrogarnos sobre nuestro papel, necesariamente activo, en todo ello. Es también un libro insumiso porque propone que las experiencias estéticas puedan revelarse contra las clasificaciones establecidas, contra la autoridad que las ha encorsetado en determinados ámbitos de especialización. Así que la clásica frase de Kant Sapere Aude (¡Atrévete a saber!) que se dice inaugura la modernidad, se traduce aquí en un ¡Atrévete a ver y atrévete a hacer!, rompiendo los límites entre el creador y el espectador.

Parafraseando el título de la obra de Philippe Delerm, la lectura de este libro es como El primer trago de cerveza, uno de esos placeres pequeños, que a veces pasan desapercibidos pero que si los observamos con atención y les dedicamos el tiempo que merecen nos alegran la vida. Como leer el periódico de principio a fin durante un largo desayuno, beber un banana-split, agitar una bola llena de nieve, leer en la playa o recibir una invitación para cenar por sorpresa. No se lo pierdan.

Adelina Calvo Salvador nació en Teruel en el seno de una familia minera. Ha vivido en diferentes comunidades autónomas del territorio español y realizó sus estudios de doctorado en Oviedo. Actualmente trabaja como docente en la Facultad de Educación de la Universidad de Cantabria donde tiene una reconocida trayectoria investigadora y en el ámbito de la gestión. El salón de los rechazados es el segundo de sus libros publicado fuera de su ámbito de especialización. El primero de ellos, de autoría colectiva, lleva por título Con lugar a dudas. Hilos y raíces del pensamiento crítico, publicado por la editorial Límite de Santander.

Anuncios