Etiquetas

, , , ,

Cuando una mujer lanza un dardo al corazón de otra mujer, rara vez falla el tiro. Esto, que lo dice uno de los personajes de Choderlos de Laclos en Las amistades peligrosas, puede ser aplicado, con alguna variación, a lo que AvHumboldtpasó con Claire de Duras y uno de los pretendientes de su hija. Deseosa de romper el compromiso, lo consiguió… con la ayuda de Humboldt, en calidad de grafólogo.

Tampoco es desdeñable el peso que pudo tener en la ruptura un incidente dotado de todas las características del enredo teatral y que se escenificó en el salón de la duquesa en presencia del propio Custine y de su quasi-prometida. Según el relato de los hechos, la duquesa sometió al examen de Alexander Von Humboldt, que gozaba de gran fama como grafólogo, una carta de Custine sin desvelar el nombre de su autor. Tras un examen detenido, el sabio alemán sentenció que quien la había escrito era una persona “de gustos extraños, imaginación corrompida, sin moralidad…” El diagnóstico -ante los ojos del propio examinado, que sin duda reconoció su propia caligrafía- fue demoledor y el enlace planeado no se produjo.

José Ramón San Juan. Epílogo a ‘Olivier o el secreto’, de Claire de Duras.

Anuncios