“(…) Parafraseando a Aristóteles diremos que la ciencia (…) está atada a los hechos (…) mientras que la poesía es en sí el género de la apertura, inaprensible, es el género donde el lenguaje se desfonda deliciosamente. Dicho esto, la relación que me interesa es aquella en la que la ciencia se alegoriza, donde la ciencia pierde su carácter de proyección o desvelamiento de la verdad, para poder ser cualquier cosa. (…) De interesarme la relación entre la ciencia y la poesía vendría por el lado de la alegoría, pero del mismo modo que me interesan las ferreterías o la horticultura.”

Alberto Santamaría, autor de ‘Interior metafísico con galletas’

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/20/ciencia/1342797117.html

Anuncios